Testimonio de Mateo

Mateo

Como empezar a contar esta “aventura” que nos tocó y nos toca vivir… Soy Leticia, mamá de un hermoso guerrero llamado Mateo. Allá por el 2009 estaba cursando mi séptimo mes de embarazo, era un embarazo muy difícil pero Mateo era un bebé muy esperado!

Una tarde me hicieron una ecografía de rutina y sólo me dijeron que “algo no andaba bien”. Después de estudios y ver muchos médicos me dijeron que mi bebé venia con una cardiopatía y esa misma noche me interrumpieron el embarazo, los pronósticos eran un desastre. Decían que mi bebé no iba a pasar las 24 horas y yo sólo me preguntaba porque a nosotros? El miedo que sentía durante la cesárea era el más grande de toda mi vida! Como enfrentar esta situación, sola con 18 años?? Que iba a hacer de mi vida si algo le pasaba a mi hijo? Que había hecho mal? Sería mi culpa lo que estaba pensando?.

Entonces lo vi, fue sólo un momento, no pude tenerlo en brazos, ni besarlo. Sólo vi como se lo llevaban al CTI. Pero ahí me di cuenta de que lamentarme o preguntarme “porqué?” no iba a ayudar en nada a que Mateo saliera adelante!

Entonces le pedí a Dios con todas mis fuerzas que no nos abandonara, que me diera la posibilidad de ayudar a ese ángel a recuperarse y a ser feliz! De disfrutarlo! Desde ese momento conocí el enorme placer de tener un hijo especial, entendí el motivo de mi vida!!!. Fueron momentos muy difíciles, su peso era muy bajo, me alegraba por 15 gramos subidos y al día siguiente lloraba por que había perdido 30. Se descompensaba con mucha facilidad, todas las enfermedades respiratorias pasaban por él, y el pronóstico de los médicos seguía siendo muy malo! Hubiera dado cualquier cosa por evitarle el sufrimiento, por poder estar en su lugar!!! Hasta que a sus cuatro meses y medio, aunque no llegaba al peso esperado para la cirugía, su corazón decidió que ese era el momento.

Después de una fuerte descompensación lo trasladaron al ICI donde lo operaron, fueron las horas más largas de mi vida! Fue el dolor más grande de mi vida. Pero después de muchas horas salió el cirujano al que junto con su gran equipo le debo todo! Y me pidió que me tranquilizara, que aunque había sido una cirugía complicada Mateo estaba estable y su cardiopatía reparada. Volví a respirar!!! Sentía mi cuerpo como si me hubieran dado una paliza. Pero por fin volví a respirar!

La recuperación costó bastante, no era lo que se esperaba. Pero después de haber estado 6 meses en una incubadora al fin conoció su casa. Desde ese momento es otro niño, el cambio que ha tenido, sus avances.. TODO PARECE MENTIRA!

A pesar de todos los problemas, de cada desafío, de todas las lágrimas, no hay un día en que no le agradezca a Dios por el hijo maravilloso que me regaló! Por todas las bendiciones que vinieron con él a mi vida. Mateo llena mi corazón todos los días, me enseñó a valorar, a ser una mejor persona y me sigue enseñando cada día! hoy es un niño adorable, dulce y mi gran ejemplo a seguir!!! SOY LA MAMÁ DE UN CORAZÓN MUY TRAVIESO Y ESTOY MUY ORGULLOSA DE ESO.